Sin título

– Catalina Gré

 

Las pupilas consultan a los párpados sus decisiones.
Los brazos absorben elogios y detallan un camino abierto.

El corazón imprime venas que luego derrite.
Yo cada día elijo una respiración.

El rostro acumula impaciencia,
los labios son películas entrecortadas.

Mis mejillas tiemblan día por medio,
reclaman un disfraz eficiente.

Los órganos imitan al espacio
y estas articulaciones acaparan mensajes.

Un idioma es un paisaje lunar:
lo aprendes y olvidas.

Mi voz adopta la forma del humo,
los tímpanos abren señuelos.

Hay unas orejas esculpidas en agua,
ofreciendo significados.

Afuera de la cabeza,
estos pensamientos buscan a su madre.

Los sentimientos, aburridos del corazón,
viajan a estas manos.